sábado, 7 de abril de 2012

LAS PUERTAS DEL INFIERNO, de Harrison E. Salisbury (Plaza & Janés)

Título: Las puertas del infierno
Autor: Harrison E. Salisbury (1908-1993)
Título original: The gates of hell (1975)
Traducción: Jaime Piñeiro
Cubierta: C. Sanroma
Editor: Plaza & Janés Editores (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1980-12
Serie: Varia popular
ISBN: 978-84-01-48085-0 (84-01-48085-X)
Depósito legal: B. 37.689-1980
Estructura: 58 capítulos
Información sobre impresión:
Gráficas Guada, S.A. - Virgen de Guadalupe, 33
Esplugues de Llobregat (Barcelona)


Información de cubierta:Las puertas del infierno son las de la Lubianka, las cuales se cierran tras las voces de los disidentes, que no podrían ser silenciadas.

Información de contracubierta:
Uno de los más importantes especialistas del mundo en temas rusos, ha empleado su gran conocimiento del país y de sus habitantes para crear una espléndida novela panorámica de la Unión Soviética. El relato narra la vida de un escritor ruso, Andrei Sokolov, desde la época de la Revolución, cuando era sólo un muchacho, hasta nuestros días, en que se encuentra condenado por traidor y exiliado al Oeste. Descritas en contrapunto con los sucesos de la vida de Andrei tenemos las fascinantes maniobras, en el Politburó, del jefe de la Policía secreta soviética, Andropov.

Información de página preliminar:
La novela del sacrificio de las vidas privadas ante el poder político soviético, de la increíble capacidad de resistencia del espíritu humano.
Los detalles de la vida en la Unión Soviética son tan vividamente recreados, que el lector se siente transportado a Rusia, donde comparte con los personajes el temor, el empobrecimiento y el coraje que exigen la subsistencia cotidiana.


MI COMENTARIO:
El lector se encuentra con dos historias que se van intercalando a lo largo de las páginas de la novela. La principal es la descripción de la vida del ficticio escritor ruso Andrei Sokolov, desde su infancia en las praderas del sur de Rusia hasta su realización como disidente del régimen soviético. Sokolov afronta de las vicisitudes de su país: la ascensión de Stalin, la invasión alemana, la contraofensiva y victoria soviética, el fin de Stalin y el deshielo de Kruschev, la reacción de Brezhnev. Participa activamente en el Ejército Rojo, donde demuestra su coraje e inteligencia, pero cae en desgracia por sus cuestionamientos al autoritarismo estaliniano. Se convierte en un preso político, y deambula por varias cárceles, entre ellas la tristemente famosa Lubianka, hasta recalar en el Gulag siberiano. A pesar de su sufrimiento y de los riesgos, tanto políticos como carcelarios, desarrolla una conciencia crítica frente a una revolución que no cumplió sus verdaderos objetivos, derivando en un sistema opresivo y mentiroso.
La otra historia es la de Yuri Andropov, jefe de la KGB, policía secreta soviética, entre 1967 y 1982. Personaje central en la historia de la Unión Soviética, fue presidente del Soviet supremo entre 1983 y 1984, año de su muerte. Salisbury presenta las evaluaciones que hace frente al caso Sokolov, como de las personalidades de los integrantes de la plana mayor del gobierno. Andropov aparece como un analista brillante de los peligros que entraña la toma de decisiones desde un puesto tan importante como el que ocupa. En la telaraña de relaciones que debe establecer con sus colegas de la nomenclatura, sabe hacia donde debe inclinar la balanza. Con Sokolov presiente que se juega su carrera, y debe tomar la mejor decisión, más aún, la única resolución que garantice su éxito, a la par que proteja los intereses de la dictadura a la que sirve...
Harrison E. Salisbury aborda con un gran conocimiento medio siglo de historia rusa, siempre centrándose en los sentimientos, dudas y convicciones de sus protagonistas. Los horrores de la guerra, la miseria de las prisiones, la hipocresía de los dirigentes, la apuesta por el amor y los ideales que muchas veces termina en la decepción... todo aparece en un fresco que mantiene su vigor en las más de 500 páginas de la novela. Al final Sokolov y Andropov se encuentran, y la historia, indiferente a sus preocupaciones, les impone una solución que no es tal, pues abre las puertas a nuevas incertidumbres, nuevos infiernos.